García de Paredes en el Quijote y el caballero Bayardo ,último caballero andante.

129En el Quijote se hace alusión en el Capítulo 32 a dos caballeros españoles por sus hechos de armas e intachable conducta ,uno de ellos es el Gran Capitán ,otro D. Diego García de Paredes. Los ensalza el cura y no los aprecia el posadero, mas amigo de las fantásticas aventuras de los Caballeros andantes. Lo curioso de esta referencia es que Cervantes pone en boca del sacerdote una hazaña del caballero García de Paredes ,refiriéndose a la defensa de un puente solo frente al enemigo.

En la Historia esta hazaña tiene un paralelismo real con la realizada por el caballero francés Pierre de Terrail, mas conocido como el caballero Bayardo; éste, luchando en Garellano contra las tropas del Gran Capitán, defendió heroicamente un puente que al final tuvo que abandonar ante las victoriosas tropas españolas.

El Caballero Bayardo fue un incansable luchador contra las tropas de D.Gonzálo Fernández de Córdoba ,aunque nunca dirigió los ejércitos en los que luchó. Su problema fue que no igualó su valor a su inteligencia para adaptarse a los nuevos métodos de la Guerra, y luchó siempre con la pesada armadura ,tanto él como su caballo, por lo que a las tropas del Gran Capitán le era muy fácil dar con sus huesos en el suelo ,hasta el punto que murió a causa de una bala de un soldado español que le partió la columna.

La hazaña de García de Paredes también la sitúa la Historia en Garellano. D. Diego se retiró del puente tras haber aniquilado a 500 enemigos, bien por el filo de su espada o ahogados en el rio huyendo de su fuerza.

¿Fueron reales las dos historias? Para Cervantes fue verdadera la del valiente extremeño.

Para datos históricos se ha consultado al Blog de Pineda Navajas ,Antonio T.

Una visita a Arles.

 

 

Arlés el puente de Vang Gog

 

 

Arlés

En uno de mis esporádicos viajes decidí conocer el pueblo donde Van Gogh había realizado algunos de sus cuadros que hoy se catalogan como obras maestras de la pintura y cuando él los pintó les sirvió para tapar las goteras de su habitación.

Llegado a Arlés pudo comprobar que Van Gogh estaba por todas partes, incluso había un Museo local que exhibía una serie de cuadros de diferentes autores que evocaban su pintura. Me fuí a ver el Puente que inmortalizó en algunos de sus cuadros ,la casa donde vivió y pintó, y anduve con ilusión las calles que había transitado. Pero…en mi despiste no me daba cuenta que estaba en Francia, pues aunque veía que la gente hablaba francés , mas me parecía estar rodeado de guiris que yo ser el guiri, pues los letreros de los restaurantes ofrecían paellas en español, ondeaban las banderas de España con mas profusión que en Cataluña y… la composición “Valencia” del almeriense Padilla inundaba sus calles; increiblemente unos altavoces anunciaban Toros a las cinco de la tarde , como si fuera el recuerdo a una poesía lorquiana. Llegué a decirle a mi mujer :”Oye ,estamos rodeados de guiris”, y ella me recordó que estábamos en Francia.Comprobé que me podía traer de recuerdo algún cuadrito de Van Gogh montado en el pequeño caballete, y representaciones de toros y toreros con nuestra enseña nacional, o sea que podía volver a España con un recuerdo de ella. Cuando volví a cruzar los Pirineos añoré el ambiente español de Arlés.

El cuadro que encabeza el articulillo es mi humilde versión del Puente de Arlés.

Una frase en desuso: “Jarcia perdía”

Adra46Cuando nuestros barcos iban a la “costa afuera” y la flota pesquera de Adra era muy numerosa se empleaban muchas frases que tenían relación con los términos marineros, y mira por donde buceando en mi memoria encontré ésta: “Jarcia perdía”.

Antes de explicar su significado como frase voy a hacer un apunte del significado de la palabra JARCIA, sacado del diccionario, : “Es el conjunto de cabos y aparejos que constituyen los elementos del barco para sujetar las velas, y con mas extensión redes y aparejos de pesca”.

Pues bien los marineros llamaban con sentido despectivo “jarcia perdía” a la persona que llevaba mala vida, desordenada, poco formal,bebedor, trapacero,etc… ello aludía al símil de un barco al que el temporal había privado de su jarcia y quedaba prácticamente a la deriva.

Hoy Adra está mas alejada del mar y la frase no se usa, a no ser que hable con algún viejo marinero que sigue yendo al puerto por las mañanas a recordar sus nostálgicas singladuras a las aguas del mar de Alborán.

La palabra jarcia es tan antigua que aparece en el romance del Conde Arnaldos del cuál pongo cuatro versos a continuación:

las velas trae de seda
jarcias de oro torzal
áncoras tiene de plata
tablas de fino coral

El romance lo podéis encontrar completo en internet poniendo “Romance del Conde Arnaldos”

La primera rebelión de la Alpujarra(1499 a 1501)

La primera rebelión de la Alpujarra(1499 a 1501)

De todos es conocida la Rebelión de la Alpujarra de los años 1568-71, pero no lo es así la Primera rebelión de esta comarca en el año 1499, la cuál está prácticamente oscurecida por la Segunda rebelión. Con el único motivo de desempolvar estas páginas históricas voy a hacer un escueto resumen de la misma. En este resumen no intento descubrir nada ,solo transcribir lo que he leído y por supuesto no intento tomar la figura de historiador, mis conocimientos no lo permiten, sólo narrar los hechos que han caído por casualidad en mis manos.También, como no , relatar el protagonismo que tuvo Adra en este suceso.Los TURCOS 2

La rebelión tuvo su origen en la ciudad de Granada donde el Cardenal Cisneros ,que había obtenido mediante medios pacíficos unos buenos resultados de conversión de moriscos, creyendo que ya estaba la fruta madura ,mandó detener a una hija de morisco converso que había vuelto a la religión mahometana,(Los acuerdos prohibían que los hijos de moros convertidos volvieran a la religión musulmana) ello provocó un motín que costó la vida a uno de los alguaciles ,Velasco de Barrionuevo. Los sucesos que se desencadenaron llegaron a poner en peligro la vida de Cisneros, que no tuvo mas remedio que llamar en su auxilio al Conde de Tendilla,el cuál consiguió dominar la trifulca mediante actos pacíficos de valor como el internarse en el Albaicin con unos cuantos alabarderos y destocarse ante los moros en señal de paz. No obstante la rebelión se había extendido a las fragosas sierras alpujarreñas y los moriscos habían tomado todas las fortificaciones que existían en ellas ,entre otras las de Adra ,Castel de Ferro y Motril. Adra fue rescatada por una acción combinada por tierra y mar del que fuera gobernador de Baza Y ALCALDE DE Almería Cidi Yayá y su hijo ,ya con el nombre de D. Gonzalo y D.Pedro de Granada y Benegas.

La guerra en la sierra tuvo dos hechos importantes :La toma del castillo de Güejar ,dirigida por el Conde de Tendilla ,al que se le unió por orden real el Gran Capitán que a la sazón estaba de vuelta de su Primera campaña de Italia, y en la que como no podía ser de otra forma D.Gonzalo se volvió a cubrir de gloria escalando la muralla al frente de sus soldados y batiéndose con los sublevados espada en mano.Por Lanjarón entró el Rey Fernando y acabó de someterlos.

La segunda ha pasado con un aúreo de leyenda a la Historia, pues según el hispanista Prescott no se ha encontrado el sitio donde se dió la batalla…y es que, como se había rebelado Ronda y su sierra ,el Rey ordenó a D. Alonso Fernández de Córdoba ,hermano mayor del Gran Capitán, al Marqués de Cifuentes y al Conde de Ureña, sofocar la rebelión .D. Alonso se adentró con la vanguardia en la sierra y fue sorprendido en una emboscada que aniquiló a todos los cristianos, incluido a él que murió defendiendose del numeroso enemigo con la espalda apoyada contra una roca hasta que un moro se abrazó a él y le hundió el puñal.

D. Fernando que reunía en su persona el ser un gran Rey y un hábil diplomático marchó a castigar a los insurgentes,¿Podría el Rey Católico haber exagerado el hecho de la muerte de D. Alonso para tener un pretexto con el quitar los derechos a los moriscos?Los moriscos se rindieron sin lucha , lo que hace un poco inverosímil la ferocidad que habían desplegado en la batalla anterior, pero D. Fernando les dijo que o se convertían o se tenían que ir…dió una Pragmática parecida a la que había hecho unos años antes para la expulsión de los judíos. Después de la paz las sierras se llenaron de moriscos rebeldes(los monfies) que con los años conducirían a la II Guerra de la Alpujarra. Por cierto algunos historiadores dicen que Aben Humeya fue ahorcado por los cristianos , según Mármol fue ahorcado en Laujar por un grupo de monfíes…

Costumbres perdidas: El descanso de los muertos en el Postiguillo de Adra.

1Hace mucho tiempo , el que ha pasado para que mi pelo se convierta de negro en blanco, cuando se hacía un funeral ,no se limitaba a llevar el cadáver a la Iglesia y decir la Misa , al terminar el sacerdote ,con los consiguientes acolitillos, acompañaba al féretro hasta los aledaños del pueblo, por aquél entonces las casas próximas al cementerio se situaban en la calle Postiguillo con el cruce de la calle Real. Al llegar allí, se sacaba una mesa y sobre ella se ponía el féretro que recibía el último sermón. Por ello este lugar se conocía con el nombre del DESCANSO DE LOS MUERTOS. Acabado el mismo , el entierro seguía su camino al cementerio, ya solo acompañado por los familiares y amigos.El sacerdote volvía con sus acólitos al pueblo.

Los acólitos cambiaban el rojo de su indumentaria por el de color negro y la Cruz que portaban acompañada por los dos velones llevaba un cilindro de color negro de tela.

Esta costumbre existía en todos los lugares y su desaparición fue al cambiar la Iglesia el que el sacerdote acompañara al entierro después del funeral. Por cierto también iba a la puerta de la casa para llevarlo a la Iglesia, cosa que hoy tampoco se hace.

La palabra tragañú o tragamú

1

Por los años cuarenta y cincuenta se utilizaba en Adra ,no sé si en algún lugar de España también, la palabra TRAGAÑÚ O TRAGAMÚ ,referida a realizar un trueque a ojos cerrados o sea sin ver lo que se cambiaba. Era una acción propia de los chiquillos que extendían el puño cerrado ofreciendo cambiar lo que tenían en él con otra cosa que tenía otro chiquillo.

Se iniciaba diciendo :¡Vamos a hacer un tragañú! y si se aceptaba se efectuaba el cambio seguido por las complacencias o discusiones que el objeto cambiado provocaba.Muchas veces se cambiaban trompos de púa maceta por los de púa gallo, “cajicas” mas raras por otras mas corrientes, mediante este trueque se intentaba conseguir cromos ,(muchos de los del azafrán) bolas de hierro(muy codiciadas por los niños de la época) o de cristal. Lo cierto que en estos trueques siempre había algún perjudicado. Esta información ha sido posible a la buena memoria de D. Eugenio Tendero Ucedo, a muchos ,que la conocíamos, se nos había ido al baúl de los olvidos.