Hoy un relato: ¡Cómo cambian los tiempos!

 

viejas

Adra corrían los años de 1950, era un matrimonio sin hijos,él había trabajado en Argelia y creo que en Francia, su profesión maestro albañil, era alto , grueso ,serio. Ella bajita, regordeta, nerviosa, constituía el contrapunto a su marido, era su complemento o…¿el complemento era él?. Aquella pareja se instalaron en Adra en la zona de la Terrera,-quién no sepa el sitio es que es joven, que pregunte,-Se llevaban muy bien y eran muy educados con el vecindario, ella un poco parlachina, pero…con ellos llegó el escándalo , ya que la señora tenía la costumbre de mandar a su marido al Mercado municipal a hacer la compra, y ,en aquellos tiempos , eso estaba muy mal visto. Las VECINAS,no los vecinos, pusieron el grito en el cielo de que un hombre fuera a la compra ,pues ello no era ,según los tiempos, tarea de hombres.En mi casa había un taller de costura aledaño a la habitación donde yo estudiaba y las costurerillas inundaban mis oídos con los mas sabrosos comentarios sobre el marido :-Que si no mandaba en su casa, que si era un calzonazos , ¡Qué verguenza ,un hombre haciendo la compra!.. Las vecinas ponían a la pobre mujer de dominanta, mangoneante y a él de pobre mártir. ¿Y los varones ?…lo miraban despectivamente como como un bicho raro.

Esta historieta se me ha venido a las mientes porque hoy en Mercadona eramos mayoría los hombres haciendo la compra. Si aquellas modistillas levantaran la cabeza no hubieran dado abasto a criticarnos a tanto hombre “calzonazos”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s