Viaje a la Alpujarra: Ugijar o el mito de Ulisea.

Viaje a la Alpujarra:

129
ViviLnk

Ugijar o el mito de Ulisea.

Llegar a Ugijar es encontrar entrar en el corazón de la Alpujarra. Pueblo mitificado en la antigüedad por considerarlo algunos historiadores la posible ubicación de la mítica ciudad fundada por Ulises en nuestra vieja tierra.En ella ,se supone que Ulises levantó una ciudad amurallada reforzada por los mascarones de barcos y los escudos de sus soldados,ciudad que para algunos historiadores de la Edad Antigua alcanzó un gran auge por lo que contribuyó al desarrollo de la colonia de Abdera que era el puerto que recibía las mercancías necesarias para su comercio y los cuales serían transportados hasta ella subiendo por el rio Adra, si es que el caudal que entonces llevaba permitía hacerlo a pie enjuto, cosa que es muy probable que no , pero que, seguramente si se podría hacer por el camino de Turón que a través de la Zeta subía a la Parra y desde allí bordeando las estribaciones del Calar de la Contraviesa subir a Turón y bajar al valle de Ugíjar ,regada por el rio Nechite. Que el camino existía es incuestionable, pues fue utilizado hasta principios del siglo XX, que Ugijar fuera Ulisea ya es mas cuestionable; pero el mito está ahí impregnando de antigüedad el pueblo que nos recibe con una bonita plaza presidida por su Iglesia y rodeada de casas señoriales. No es menos de recalcar los restaurantes existentes en ella donde se pueden degustar los típicos platos alpujarreños.
Es también de reseñar la devoción a la Virgen del Martirio,que ocultada en un pozo por los cristianos en la Rebelión de la Alpujarra ,era primitivamente una Virgen del Rosario pero que ella cambió su nombre al ser encontrada al oirse una voz en el pozo que decía “Martirio es mi nombre”. Ha gozado de un año jubilar en 2006 y su historia reseña como los pueblos del alrededor la portaban en andas por diversos tramos de la población.
Fue calificada por Pedro Antonio de Alarcón como la ciudad mas señorial de la Alpujarra y todavía se pueden contemplar en sus calles muchas de aquellas casas presididas sus puertas por escudos nobiliarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s