Viaje a la Alpujarra: Berja ,la fuente de Toro.

 

La Fuente de Toro

Fuente Toro 1 Berja es señorial, hasta sus fuentes hechas de piedra con sencillos adornos que si nos fijamos un poco les dan unidad arquitectónica; por el arco que tienen en la parte superior recuerdan al neoclasico ,y este arco, como veremos en los siguientes comentarios: es general; cosa que habla de una unidad a la hora de construirlas.

Sus piedras son de color asalmonado y se ven desgastadas por la acción del tiempo ,lo que le da una patina de reciedumbre antigua: Berja , siempre habla de tiempos anteriores ,aunque en la actualidad haya sabido adaptarse a las nuevas técnicas agrícolas.

Las fuentes constituyen un rosario de manantiales que se distribuyen por sus diversos barrios a los que ayudan a dar solera. Son muchas ,¿30?, iremos describiendo una a una y podremos saber su nombre , su número y sus características.
Para las gentes de Adra, tenía un especial impacto la Fuente de Toro, ya que se sitúa en la salida del camino antiguo de Adra , el que bajaba a San Roque , y de allí a Rio Chico, este camino no era nada mas que el cauce del Rio Chico de Berja, afluente del Rio Grande de Adra. Los viajeros abderitanos paraban en ella para abrevar sus caballerías y ¿por qué no? Charlar con alguna guapa virgitana que llenaba su cántaro. Aprovechaban su parada para llenar el cantarillo de agua para el camino ,de todos es conocido la excelente calidad de las aguas de Berja. Esas charlas de arrieros y mozuelas provocaron mas de un casamiento que unieron familiarmente a estos dos pueblos.
El lugar donde se sitúa ,aunque habla de aberturas hacia otros sitios , resulta recoleto, parece que la fuente no puede existir sin la cuestecilla que le une al barrio que hay por encima, y las enjalbelgadas paredes de las casas que la rodean, adornadas por balcones y ventanales llenos de macetas le dan un sabor tan andaluz que sería la envidia de los patios cordobeses. Alrededor de las Fuente Toro nacen las flores como si del aliento del agua se tratara. La mirada del viajero se llena de puntitos rojos, amarillos, cristalinos surcos del caño y la bella mirada de las mozas que con desenvoltura recogen el agua. Algo mas allá, el repiqueteo del casco de la caballería que se aleja hacia Adra. La fuente queda atrás pero su magia es el último aliento de Berja que se lleva el arriero , en su mente queda el frescor y la sencilla elegancia de sus piedras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s