Adra, Historia: Notas sobre la rebelión de los moriscos.

Los TURCOS 2                    Navidad de 1568 los moriscos muy enojados con las medidas adoptadas por el gobierno de Felipe II se alzan en armas en La Alpujarra con ánimo de independizarse de la Corona. El alzamiento es muy violento, en los diversos pueblos de la Alpujarra se cometen asesinatos revestidos de crueldad, se cuenta que a un sacristán le sacaron los ojos y después lo mataron, también en nuestra zona se amotinaron. En Berja cogieron a todos los cristianos exceptuando a D. Celedón Enciso y a D. Juan Muñoz que seTorre de los Encisos refugiaron en la torre fuerte de los Encisos y se negaron a abrirle a los amotinados que con palabras de amistad les querían convencer para que lo hicieran. Durante la noche estos dos caballeros, aprovechando un descuido en la vigilancia de los moriscos se deslizaron con unas cuerdas desde la parte superior de la torre y huyeron hacia Adra donde sabían que había guarnición y esperaban que, como así era, no hubiese sido reducida por los rebeldes. A los cristianos virgitanos los reunieron en la plaza mayor del pueblo y procedieron a atormentarlos cortándole los miembros y cuantas felonías se les ocurrieron, para al final darles muerte.
En Adra la guarnición alertada por los dos fugitivos de Berja se aprestó a la defensa ,mientras que en el núcleo de la Alquería los moriscos abandonaron sus casas y desde los cerros apostrofaban a los cristianos que rápidamente huyeron a la fortificación. El capitán, un joven militar llamado Diego Gasca aprestó la defensa de la plaza, cosa que le libró de ser sorprendido, pues un buen número de sediciosos intentaron asaltarla el 4 de Enero siendo rechazados. El prudente militar envió mensajes de socorro a Málaga desde donde le fueron enviadas cuatro galeras cargadas con gentes de armas que reforzaron la guarnición y gracias a ello pudieron rechazar el 14 de Enero al propio Aben Humeya que con un nutrido ejército puso sitio a Adra.
Puesta en fuga la desaforada hueste de Aben Humeya y envalentonado el capitán ordenó salir a las tropas y se dirigió sobre Turón que encontró en calma, desde allí fue sobre Ugíjar y desde los cerros del alrededor de la misma pudo ver como los moriscos tenían sitiados a los cristianos en una Iglesia, no se atrevió D. Diego a dar la orden de ataque y temiendo caer en una emboscada ordenó retirarse hacia Adra, dividiendo la fuerza en dos columnas, una que mandada por él evitó el paso del Turón y la otra que pasó por dicho pueblo para comprobar si allí habían cambiado las cosas. Estos últimos fueron hostigados por los habitantes del pueblo ,enterado el capitán dio orden de caer toda la fuerza sobre Turón, encontrando que muchos moriscos habían vuelto a sus casas. El propio capitán Gasca comenzó a registrar las casas en busca de sediciosos y como fuera increpado por un morisco en una de ellas le propinó una bofetada, el morisco sin dudarlo le asestó una puñalada que le provocó la muerte. La tropa enterada de la muerte de su capitán saqueó el pueblo matando a todo el que caía en sus manos. Realizada la venganza volvieron a Adra, que ya no fue asaltada en ninguna ocasión mas de esta cruenta guerra. En la obra de Martínez de la Rosa se nombra Adra como lugar por donde desembarcó D.Juan de Austria, el bravo hermano del Rey Prudente que acabó con la rebelión dirigiendo al Marqués de Modejar, al Marqués de los Vélez. No obstante de todos es conocida que la ruta por donde vino D. Juan a la Alpujarra es motivo de debate por los historiadores siendo mas probable que utilizara la del norte de Granada. Cuenta Mármol que estando Aben Humeya descansando en Laujar de Andarax fue sorprendido por una de las facciones mas radicales del levantamiento, los conocidos por monfíes, que le dieron muerte y alzaron como rey a ABEN ABBOO, el cual corrió la misma suerte cuando se escondía en unas cuevas de la sierra de la Alpujarra en los Bérchules.
Hasta nuestras costas llegaron algunos barcos de la escuadra traída de Nápoles con los tercios mas selectos del ejército, el cual asaltó la fortaleza malagueña de Frigiliana que a la sazón estaba en poder de los moriscos, esta selecta hueste estaba mandada por el catalán D. Luis de Requesens ,almirante que posteriormente participó en la batalla de Lepanto,con él llegaron caballeros hospitalarios que participaron en las diversas batallas habidas en las Alpujarras. La fortificación abderitana fue un enclave importante durante esta guerra, como ya he relatado rechazó por dos veces a los moriscos y anuló a los rebelados en la Alquería.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s