Viaje a la Alpujarra:Laujar de Andarax.

 

Se sitúa al pie del Almirez, montaña con cuyo nombre ya llena de música sus calles… Enfrente la Sierra de Gádor y ella recostada en su valle, con el majestuoso campanario de su Iglesia vigilando el entorno ,impasible, como si siempre hubiera estado allí, degranando con el toque de sus campanas la poesía de Villaespesa.

LaUJAREl valle que mas que real parece pintado, las viñas le dan diferentes colores durante el año y parece vigilado por las siluetas de las ingentes montañas del Mulhacen y el Acazaba.. La Iglesia de Laujar se llergue vigilante sobre las casas del pueblo constituyendo uno de los templos mas bonitos de toda la zona, que no es poco.

La plaza centraliza su vida con una bella fuente del Laujar 4 VIÑASsiglo XIX y un original edificio del Ayuntamiento. Tomar café en esa improvisada terraza en Otoño ,Primavera o en las mañanas de invierno cuando el Sol empieza a calentar es algo increible. Los eternos jubilados que pueblan constantemente la plaza comparten protagonismo con algún guiri despistado que encima ha fijado su residencia en Laujar o sus alrededores y disfruta todo el año de su bello paisaje como si no se diera cuenta. Algún pintor se puede encontrar perdido con su caballete por el pueblo y también muchas gentes los fines de semana buscando el “plato alpujarreño”.
Dicen las historias que en Laujar encontró la muerte a manos de los monfíes D. Fernando de Válor, dicho de otro modo Aben Humeya, y también dice que en ella pasó tiempo el rey Chico de Granada cuando señoreó la Alpujarra.

Atrás ,oculto a las miradas del valle, está el nacimiento del Andarax, donde las gentes asan las carnes a la brasa y disfrutan de los vinos de la tierra,donde arranca el camino que sube ,primero al Cerezillo ,después a la Gaviarra, aquella antigua mina que mandaba su mineral al puerto de Adra en los años sesenta y que se recuesta en la misma base del Almirez.Laujar 1 El nacimiento Allí , en el nacimiento, empieza a correr cristalino el Andarax para dirigirse a los pueblos del rio.
Laujar se extiende verde de viña y con sabor a “mantecaos”, su valle , casi intacto mantiene la reciedumbre alpujarreña con sus casas que no han perdido su sabor “antiguo” y sus bodegas particulares que en otro tiempo visité invitado por algún amable laujareño. Es sobre todo un pueblo señor y sus hijos parecen haber sumido el señorío como si conservaran algo de los antiguos hidalgos de Castilla.

Algún viajero se asoma al mirador que domina el valle y ,desde allí inicia su visita a las fuentes, la de las barandillas y otras de singular construcción y raigambre antigua, así las cantó el poeta Francisco de Villaespesa:
Seis fuentes tiene mi pueblo
y el que beba de sus aguas
tal sabor a gloria tienen
que nunca podrá olvidarlas.

Después a sus casas , el convento o a sus ermitas , este pueblo parece pequeño pero conforme lo vas conociendo se hace grande ,Laujar 6 Asunciónen pueblo y belleza.
En invierno ,cuando a sus enamoradas nubes se le ocurre , se cubre del blanco manto de la nieve y sus colores se ocralizan como si el manto fuera de una persona real, alguna cabra salta por los cerros aledaños al valle y alguna friloera perdiz se oculta entre los romeros y tomillos delatándose solo por su canto.
Laujar queda ahí en la retina del viajero,con sabor a vino , a matanza, a paz …

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s